No mates a la rubia

No mates a la rubia de la ducha o la bañera. Otros lo han hecho antes que tú. Es casi un hecho empírico que toda rubia que se ducha acaba muerta durante o después envuelta en una toalla (pudor de producción barata de televisión).

Si la rubia no muere es probable que sea una película española. Sirve para verla usar juguetes, para que la vea el protagonista no-me-como-un-rosco (alter ego del guionista desaseado, fondón y virgen o revirginizado), o es una película encuadrada en el realismo social, y el autor (l’auteur, válgame Dios), muestra a la protagonista durante diez minutos aseándose los bajos para “retratar la rutina de una vida pequeño burguesa” (excusa gafapasta para ver unas tetas en remojo).

No. No mates a la rubia de la ducha o la bañera. Lo hemos visto cientos de veces. No seas barato. No seas chusquero. ¡Inventa!

Moralismo retrogrado / cine pueril

Hay cierto cine de Hollywood donde una infidelidad de un marido es tratada como una aventurilla de la que se arrepiente. La mujer lo descubre, se siente dolida y trata de vengarse con la misma moneda, pero no consuma la infidelidad. Ella se arrepiente antes o el guión se encarga de abortar la posibilidad: el marido llega a casa o el amante está en un atasco o la hija que está en Wisconsin dice que irá a casa por el cumpleaños de papá. La mujer pierde las ganas o reconsidera lo que iba a hacer y todos felices.

Este cine se niega a reflejar la vida aunque se vista de drama. Refleja la moralidad dual del guionista o el productor (lo del marido tiene perdón; lo de ella sería imperdonable). Es también un cine pueril porque no evalúa las consecuencias de una infidelidad. Y por supuesto, es un cine lleno de clichés.

La enfermedad de la reescritura según R. R. Martin

George R. R. Martin afirma que reescribir puede ser como una enfermedad: el autor nunca estará seguro de si la obra está acabada. ¿Cómo saber que está lista para el mundo? R. R. Martin dice que el procedimiento es sencillo: envía la obra a un editor. Si recibe un cheque, es que la obra está acabada.