Moralismo retrogrado / cine pueril

Hay cierto cine de Hollywood donde una infidelidad de un marido es tratada como una aventurilla de la que se arrepiente. La mujer lo descubre, se siente dolida y trata de vengarse con la misma moneda, pero no consuma la infidelidad. Ella se arrepiente antes o el guión se encarga de abortar la posibilidad: el marido llega a casa o el amante está en un atasco o la hija que está en Wisconsin dice que irá a casa por el cumpleaños de papá. La mujer pierde las ganas o reconsidera lo que iba a hacer y todos felices.

Este cine se niega a reflejar la vida aunque se vista de drama. Refleja la moralidad dual del guionista o el productor (lo del marido tiene perdón; lo de ella sería imperdonable). Es también un cine pueril porque no evalúa las consecuencias de una infidelidad. Y por supuesto, es un cine lleno de clichés.

Moralismo retrogrado / cine pueril

La enfermedad de la reescritura según R. R. Martin

George R. R. Martin afirma que reescribir puede ser como una enfermedad: el autor nunca estará seguro de si la obra está acabada. ¿Cómo saber que está lista para el mundo? R. R. Martin dice que el procedimiento es sencillo: envía la obra a un editor. Si recibe un cheque, es que la obra está acabada.

La enfermedad de la reescritura según R. R. Martin